Está Vd. aquí : Home What'sNu

Una idea para tu empresa

Escrito por Administrator Sábado, 15 de Enero de 2011 00:00 PDFImprimirE-mail

 La idea inicial

Cuando hablamos de creación de empresas, no hay que centrarse en aspectos meramente jurídicos o formales. El punto de arranque es la IDEA INICIAL. A partir de ahí empezaremos a trabajar con nuestro proyecto de empresa.

Uno de los elementos fundamentales para la puesta en marcha de iniciativas empresariales es disponer de buenas ideas y transformarlas en un proyecto empresarial sobre el que se pueda realizar un análisis de viabilidad.

Lo que puede suceder es que realizar un análisis de viabilidad puede ser una labor compleja y descompensada si lo que pretendemos es una simple valoración previa de nuestra idea. Algunas técnicas sencillas permiten disponer de una primera valoración de la idea.

 

No se debe confundir lo que es:

La idea de crear una empresa, que es la intención de hacer algo.

La idea, que es la concreción de lo que se quiere crear y el punto de partida para el análisis.

La idea empresarial o idea de negocio, que es el tipo de proyecto que se quiere desarrollar.

No sólo es necesario disponer de la idea, si no que ésta debe tener un mínimo de maduración. Para ello se pueden aprovechar herramientas que existen para la elaboración de Planes de Empresa y también aprovechar las instituciones de asesoramiento técnico, expertos en creaciones de empresa.

 

Si no tenemos ninguna idea...

La idea inicial surge como consecuencia de la detección de una oportunidad de negocio, pero ¿dónde puedes encontrar ideas para tu empresa?

Experiencia profesional previa

Estudios

Hobbies / aficiones

Habilidades

Detección de necesidades de mercado o de sus deficiencias, carencias del mismo.

Cambios de mercado

Nuevas tendencias de consumidores

Inventos / Nuevas formas de trabajar

Otro elemento a tener en cuenta es la innovación. Sin embargo, recuerda que no tienes por qué inventar necesariamente nada nuevo. En muchos casos, con aplicar tu experiencia/forma de trabajo, o desarrollar tu proyecto en un determinado mercado, tu idea puede ser viable.

 

Ya tengo la idea inicial

Es el momento de desarrollarla, dotarla de consistencia; es decir, transformar un simple enunciado en una idea empresarial.

Un buen camino para desarrollar una idea es contestar a las siguientes preguntas:

… ¿Qué voy a vender?

En este apartado debemos concretar el concepto de producto o servicio que se va a ofrecer. ¿Qué es lo que vende la empresa?, ¿en qué negocio está?.

Debemos conocer el producto en sí mismo (como suma de características o atributos físicos), es decir, el producto técnico. Y debemos conocer el producto centrado en las necesidades del consumidor; no el producto en sí mismo, sino por qué soluciona una necesidad del mercado. Así empezamos a orientar nuestra empresa hacia el mercado.

Concluyendo, el producto o servicio que pretendemos vender es “algo más” que lo que vemos tangible. Es muy posible que tengamos que revisar el concepto de producto del que partía la idea inicial.

Pero, la gran pregunta es: ¿qué hace que un comprador se decida por tu producto entre las diferentes alternativas de compra?. El consumidor adquirirá el producto o servicio que tenga más valor para él.

Un consejo. Realiza estas cinco acciones para tu idea inicial de empresa:

– Determina todos los elementos que favorecen la compra y satisfacción de tu producto o servicio. Son los beneficios que el producto le aporta al cliente.

– Valora cuáles son los más importantes para él.

– Determina todos los elementos que suponen molestias, inconvenientes, costes para la compra y satisfacción de tu producto o servicio.

– Valora cuáles son los más importantes para él.

– Compara factores positivos con factores negativos, valorando el producto en su conjunto.

Te puede ayudar a realizar esta acción hacer una lista de atributos de producto.

 

… ¿A quién se lo voy a vender?

Normalmente no hay un único cliente al que enfrentarse, por lo que se impone el concepto de segmentación de mercado (proceso de dividir el mercado en grupos de consumidores que se parezcan más entre sí en relación con algunos o algún criterio razonable):

Quién integra el proceso de compra

Edad

Sexo

Forma de vida

Hábitos de ocio, de trabajo, de alimentación,…

Necesidades, deseos

Intereses

Ciclo de vida

Poder adquisitivo

Educación

Núcleo familiar

Percepción del riesgo de utilización

Fidelidad a la marca

Fidelidad al producto

Motivaciones a la hora de comprar

Grupo de referencia al que pertenece

 

… ¿Cómo voy a hacer para poder venderlo?

Empaquetado

Envasado

Sólo o en conjunto

Mínimos

Precios

Promociones

Publicidad

 

… ¿Dónde lo voy a vender?

En qué lugar

Posibilidades de lugares

Cómo hacer llegar el producto al cliente

Es importante el lugar para la venta

 

… ¿Cuándo lo voy a vender?

Frecuencia

Estacionalidad

Regularidad

Emergencia

Tiempo que se emplea en cada compra

Ciclo de vida del producto

 

Cómo valorar la idea inicial

La mejor forma de realizar un análisis en condiciones de la idea es realizar un Plan de Empresa, pero a veces puede resultar excesivo para valorar una idea inicial.

Se trata de analizar la Viabilidad:

Viabilidad Técnica: ¿se puede hacer?

… Viabilidad Económica: ¿se puede ganar dinero?

… Viabilidad Financiero: ¿es posible conseguir el dinero?

Última actualización el Martes, 15 de Febrero de 2011 15:57